[{"title":"Hablemos de feminicidios","nid":"213773","created":"1578276049","alias":"opinion\/2020-01-05\/hablemos-de-feminicidios"},{"title":"A pagar las fobias de Barbosa","nid":"213116","created":"1577128652","alias":"opinion\/2019-12-23\/pagar-las-fobias-de-barbosa"},{"title":"Los centroamericanos que se nos quedan","nid":"211696","created":"1575659633","alias":"opinion\/2019-12-06\/los-centroamericanos-que-se-nos-quedan"},{"title":"Comunidad se levanta para evitar ecocidio en Puebla","nid":"210429","created":"1574452480","alias":"opinion\/2019-11-22\/comunidad-se-levanta-para-evitar-ecocidio-en-puebla"},{"title":"Emergencia clim\u00e1tica provocar\u00e1 sufrimiento humano","nid":"209166","created":"1573235451","alias":"opinion\/2019-11-08\/emergencia-climatica-provocara-sufrimiento-humano"},{"title":"La enfermedad de AL se llama desigualdad","nid":"207982","created":"1572097585","alias":"opinion\/2019-10-26\/la-enfermedad-de-al-se-llama-desigualdad"}] La pobreza sí engorda
Viernes, 24 de Enero de 2020     |     Puebla.
Suscríbete


Opinión



La pobreza sí engorda

Viernes, Diciembre 13, 2019 - 14:05
 
 
   

Le tengo la buena, la mala y la peor, de la situación de la obesidad y enfermedades crónicas

 

Le tengo la buena, la mala y la peor, de la situación de la obesidad y enfermedades crónicas entre la población de nuestro país.

Primero va la mala: Entraremos al 2020 con más gorditos, más hipertensos y más diabéticos. Tres cuartas partes de los adultos mayores de 20 años en México tenemos algún grado de sobrepeso. La razón es muy simple. Paulatinamente, los mexicanos más pobres dejamos de comer tortillas, frijoles y chile y lo sustituimos por alimentos ricos en grasas, azúcares y sodio. No le voy a decir a qué alimentos me refiero porque es obvio que todos los conocemos.

La peor: El panorama no parece mejorar y no existen todavía políticas públicas que estén enfocadas a aminorar la obesidad, mejorar la alimentación y encarar la atención nutrimental de los sectores más desprotegidos de nuestro país.

Y la buena: Bajó la tasa de obesidad y sobrepeso entre los más pequeñitos, menores de 4 años, y aumentó la lactancia materna. Eso se lo debemos a las luchas feministas que han abogado porque se deje de estigmatizar a las mamás que amamantan a su chilpayates en lugares públicos y a las enormes campañas que activistas mantienen en redes sociales para concientizar a las nuevas generaciones de la importancia de dar ese alimento fundamental para los lactantes.

Resulta que esta semana se presentó la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición (Ensanut), cuyos resultados revelan que el sobrepeso y la obesidad en adultos aumentó de 71.3 por ciento en 2012 a 75. 2 por ciento en 2018. Por alarmante que se escuche, tres cuartas partes de los adultos tenemos algún grado de sobrepeso y eso no es nada bueno. Si pensamos en el enorme costo que representará para el sistema de salud.

Este padecimiento también aumentó un punto porcentual en niños y 3.5 en adolescentes, sólo disminuyó en menores de 4 años.

Y van noticias peores. Ahora, 8.6 millones de personas tienen diabetes, 2 millones más que hace 6 años, y 15.2 millones son hipertensos, 5.9 millones más que en 2012. México tiene un serio problema de enfermedades crónicas. Se trata de epidemias crecientes, más diagnosticadas y mal atendidas. Al grado que la mitad de las muertes, en los últimos dos sexenios, están asociadas a una mala nutrición, al consumo excesivo de calorías, grasas, azúcares y sodio.

Desde 2016, la epidemia de sobrepeso, obesidad y diabetes, hipertensión y males cardiovasculares ha crecido, disminuyendo la esperanza de vida para nuestros connacionales.

En mujeres, los índices de obesidad y sobrepeso son mayores que en hombres. En los últimos 6 años, las cifras se elevaron de 73 por ciento ese año a 76.8 por ciento en 2018; en los hombres pasó de 69.4 a 73 por ciento en el mismo lapso.

La única buena noticia es que la lactancia materna aumentó de 14.4 a 28 por ciento en menores de 2 años.

La parte más angustiante, y la peor de nuestras noticias, es que prevalece en el país inseguridad alimentaria. En 2018, el 55.5 por ciento de los hogares reportaron inseguridad alimentaria. Se lo voy a decir de otra manera. La mitad de los mexicanos sufren hambre, además de que se ha sacrificado la calidad de la dieta. La gente que radica fuera de las grandes ciudades se encuentra entre dos extremos, obesidad o desnutrición.

Un total de 33 millones de personas padecen insuficiencia alimentaria, ya sea leve, moderada o severa. Muchos tienen que quedarse sin hacer una comida o darle a los niños y privarse los adultos de alimentos.

Para que no se sienta tan mal. La mayoría de los países de la región tiene problemas similares, aunque en menor proporción y no es culpa totalmente de los gobiernos, sino de la proliferación de las grandes campañas de publicidad que consorcios trasnacionales ponen en marcha para vender sus productos a cualquier precio. Sus intereses son guiados por la ganancia y no por el bien común.

Los más afectados son las personas de menores recursos. La misma encuesta revela que a tasa de crecimiento de sobrepeso y obesidad en el medio rural ha rebasado significativamente la tasa de crecimiento en zonas urbanas.

Y se lo digo así, mientras sigamos desayunando esas cajas con hojuelas azucaradas con leche y comiendo sopas instantáneas, además de toda clase de comida rápida y frituras y refrescos, las cosas no van a mejorar. Lo mejor sería acercarnos a los sistemas de salud y anotarnos en las listas de los deficientes programas de orientación nutrimental.

Faltan políticas públicas que encaren el problema. Con etiquetados sobre el valor nutrimental de los alimentos. Retirar comidas insanas de escuelas. Hay mucho por hacer.

Todo ello constituye un reto para el nuevo gobierno y un panorama penoso para todos los mexicanos.

Si tiene algo qué contarme, escríbame norcudi@gmail.com


Semblanza

Norma Angélica Cuéllar

Periodista egresada de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), maestra en Gobierno y Asuntos Públicos también por la UNAM. Se ha especializado en la investigación de los temas relacionados con política mexicana, derechos humanos, religión y migración, publicados en diarios y revistas de circulación nacional.También desarrolló la investigación Políticas públicas para los trabajadores agrícolas guatemaltecos en Chiapas y desafíos de la migración en la frontera sur mexicana. Actualmente cursa el doctorado en Sociología en el Instituto de Ciencias Sociales y Humanidades “Alfonso Vélez Pliego”, de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla, cuya investigación está centrada en la vulnerabilidad y derechos humanos de los migrantes de tránsito por México.

Ver más +

Encuesta