[{"title":"El violent\u00f3metro interior","nid":"215361","created":"1579829843","alias":"opinion\/2020-01-23\/el-violentometro-interior"},{"title":"Por una cabellera\u2026","nid":"214768","created":"1579225059","alias":"opinion\/2020-01-16\/por-una-cabellera"},{"title":"Desapareci\u00f3 el bailar\u00edn pero se qued\u00f3 la danza","nid":"214173","created":"1578620196","alias":"opinion\/2020-01-09\/desaparecio-el-bailarin-pero-se-quedo-la-danza"},{"title":"Gemelas","nid":"213658","created":"1578060479","alias":"opinion\/2020-01-03\/gemelas"},{"title":"Viaje a trav\u00e9s de su miserable vida","nid":"213295","created":"1577453867","alias":"opinion\/2019-12-27\/viaje-traves-de-su-miserable-vida"},{"title":"Mi punto ciego","nid":"212944","created":"1576856729","alias":"opinion\/2019-12-20\/mi-punto-ciego"}] El cambio del corazón del hombre
Viernes, 24 de Enero de 2020     |     Puebla.
Suscríbete


Opinión



El cambio del corazón del hombre

Jueves, Diciembre 12, 2019 - 18:10
 
 
   

“Y seréis como dioses”

En el libro Génesis del Antiguo Testamento de la Biblia judía, hay un pasaje muy conocido que reza: “La serpiente dijo a la mujer: ‘No es cierto que morirán, Dios sabe muy bien que cuando coman de ese árbol, se les abrirán los ojos y llegarán a ser como dioses, conocedores del bien y del mal’.

Entonces la mujer vio que el fruto era apetitoso, que atraía a la vista y que era muy bueno para alcanzar la sabiduría. Tomó el fruto y comió, y luego se lo ofreció a su hombre que andaba con ella, quien también lo comió.”

La expresión: “Y seréis como dioses” otorga la administración de la sabiduría y de la vida a la divinidad; con su desobediencia, Adán y Eva desafiaron a Dios y fueron expulsados del Paraíso, rompiendo la unidad original, haciendo que el hombre cobre conciencia de sí y conciencia de su prójimo como extraño; separándose de sus semejantes y de la naturaleza, y convirtiéndose en extranjero en el mundo.

En el título “Y seréis como dioses”, Erich Fromm señala que este pasaje es el primer acto de desobediencia de la humanidad, que no es lo mismo que independencia o libertad. Pensador audaz, original y respetuoso de origen judío alemán, combinó en su persona al lógico y al metafísico, al científico y al humanista siempre absorto en la condición humana y su futuro. A medio siglo de sus escritos, sigue siendo una referencia obligada.

Fromm señala que el proceso para lograr la independencia y libertad anheladas, sucede cuando el hombre se libera a sí mismo y hace su propia historia, donde Dios ayuda, acompaña, guía, pero nunca cambiándole al hombre su naturaleza ni su corazón, sino que el hombre haga lo que solamente él puede hacer por sí mismo. Es decir: el hombre se libera a sí mismo y nadie puede hacer por él, lo que él es incapaz de hacer por y para sí mismo. Así es que desde la expulsión del Edén el hombre inició su proceso de hacerse plenamente humano, al desarrollar sus poderes de razón y de amor, al mostrar sus elecciones a través de acciones concretas y conclusas, asumiendo las consecuencias de las mismas; “seréis como Dioses” al adquirir y practicar las principales cualidades que caracterizan a Dios: amor, justicia y verdad.

Fromm hizo un descomunal hincapié en “el cambio en el corazón del hombre” que es precisamente uno de los mayores valores humanos que expone en su libro y quiero enfatizar su significado con un ejemplo del mismo: “Se narra que cuando Moisés arrojó su bastón al Mar Rojo, las aguas no retrocedieron. El milagro sucedió sólo cuando el primer hebreo entró en el mar.” Esto es el “seréis como dioses”, donde la divinidad no hace por ti, lo que tú no hagas por y para ti mismo, y porque la fe está en lo que no se ve. Así es como el hombre logra cambiar su corazón.

Fromm asevera que la caída del hombre, en la simbólica expulsión del Paraíso, fue el principio de su elevación, y queda claro con el ejemplo anterior. Por este tipo de reflexiones e inspiración tan necesarias para nosotros en nuestro día a día, que nos ayudan a comprender e ir en búsqueda  de experiencias interiores de valores humanos, porque los valores humanos son experiencias interiores que cambian nuestro corazón.

 

alefonse@hotmail.com


Semblanza

Alejandra Fonseca

Ver más +

Encuesta